Cultura y Festejos

 

 

DOCUMENTOS

Bases III Certamen Nacional de Cuentos de Navidad «Manuel Hoyas» 06/11/2019 Ver/Descargar
Bases IV Certamen Pintura Rápida 22/09/2021 Ver/Descargar
Cartel IV Certamen de Pintura Rápida 22/09/2021 Ver/Descargar
Ficha de Inscripción IV Certamen de Pintura Rápida 22/09/2021 Ver/Descargar
II Certamen Nacional de Cuentos de Navidad 02/11/2018 Ver/Descargar
La Pasión de El Real de San Vicente 04/12/2018 Ver/Descargar

Memoria de La Pasión de El Real de San Vicente

 

1.Historia del origen

En el año 2003 es nombrado como párroco al Real de San Vicente Don Javier Manuel García. En diciembre de ese año, Don Javier planteó a un grupo de parroquianos la posibilidad de hacer una pequeña representación de La Pasión por las calles del pueblo, aprovechando la belleza de los parajes naturales de la Sierra de San Vicente.

La idea gustó y comenzaron los preparativos. Tenían que trabajar duro, porque la idea era estrenar el fin de semana del 3 y 4 de abril, solo tenían 3 meses para preparar todo.

Comenzaron a hacerse los vestuarios, decorados… Por otro lado, se comenzó la selección de los candidatos para los papeles, lo cual era bastante difícil, en un pueblo tan pequeño y con una obra de teatro que necesitaba tantos papeles masculinos (las mujeres siempre están más disponibles a colaborar con este tipo de actos).

Pero se consiguió. Gentes de todo tipo, personas más cercanas a la Iglesia y otras menos, de un partido político y de otro, ancianos, niños, jóvenes… ¡Todo el pueblo ilusionado!

Y llegó la representación y fue todo un éxito. Era la primera vez que se hacía algo así en el pueblo.  Era la primera vez que todos se unían para un proyecto común, olvidando rencillas o divisiones, ilusionados por hacer algo juntos.

Pero ese verano, el Arzobispo decidió cambiar a Don Javier y destinarlo a otro lugar.

¿Qué pasaría con La Pasión?

En agosto de 2004 llegó al Real el joven sacerdote Joaquín Garrigós, que providencialmente había dirigido una representación de La Pasión en los 3 últimos años en su anterior destino, Cebolla. Era predestinado y encargado de  continuar con esta representación, que tantos buenos frutos había dado.

Era tal el impacto en los habitantes de El Real, que cuando Don Joaquín llegó al pueblo, la gente se le presentaba con su personaje de La Pasión: “Buenas, soy San Pedro… yo Pilatos…”.

Hasta tal punto que él mismo cuenta, que en su agenda del móvil, tiene los teléfonos de la gente del pueblo según su personaje de la representación.

Entonces llegó el momento de ponerse con ello. ¿Seguimos con lo del año pasado, para la gente del pueblo, o hacemos algo para que venga la gente de fuera?. En ese caso, había que mejorar varias cosas, sobre todo los decorados.

La decisión fue unánime: “tiene que venir mucha gente a ver nuestra Pasión”. Manos a la obra. Ese año el trabajo se centró en los decorados.

El siguiente hito fue en el año 2010, cuando por primera vez, se pusieron en contacto con nosotros la Junta de Cofradías de Talavera de la Reina para llevar nuestra Pasión al Teatro Palenque de Talavera.

¿Qué hacer? Nuestra Pasión está concebida para hacerse en escenarios naturales… ¿Tendrá la misma fuerza fuera del pueblo? ¿Cómo mover a tanta gente, aunque sea cerca?

A pesar de todas las dificultades y haciendo algunos ajustes de guion y decorados decidimos actuar en Talavera. Y desde entonces han sido ya tres años los que hemos representado allí.

Y la última gran novedad llegó en el año 2015, cuando en colaboración con el Ayuntamiento, se decidió hacer un Mercado Hebrero de artesanía durante todo el día, ambientando todo el pueblo en la Jerusalén del Siglo I. Los últimos tres años ha sido un gran éxito.

2.¿En qué consiste el acto?

Consiste en la representación teatral de La Pasión de Jesucristo por las calles y plazas de la localidad. Dado la idiosincrasia especial de el pueblo de El Real de San Vicente, que todavía conserva su imagen de pueblo pequeño y rural, con calles empinadas, huertos en el casco urbano y pequeñas plazuels, las escenas se realizan en parajes naturales y  edificios civiles del pueblo

1.- La representación comienza en la Plaza de la iglesia, ambientada en la explanada del Templo de Jerusalén.

2.- Se continúa en la Iglesia, que es el interior del Templo.

3,- El salón de actos del colegio es el cenáculo.

4.-un olivar cercano es el Huerto de Getsemaní.

Después delas negaciones vamos a

5.- la plaza del Ayuntamiento donde se encuentran el Palacio de Pilatos y Herodes. Para terminar subimos a una de las plazas en

6.- la zona alta del pueblo donde tenemos el Calvario y el Sepulcro de la Resurrección.

La duración total del acto es de 2,30h.

3.Estimación de afluencia de visitantes

Es bastante difícil calcular cuanta gente viene cada año, porque son espacios abiertos, porque no cobramos entrada, y porque no todo el mundo ve la representación completa, es decir, hay personas que ya han venido otros años y solo les gusta ver ciertas escenas. Calculamos que cada año pueden venir unas 600 personas por representación.

4.Originalidad y calidad de los actos

Sin duda alguna lo que hace especial y original a nuestra representación es que se realice en espacios naturales. En total 6 espacios y lugares del pueblo que se adecuan para la representación. La gente no se encuentra sentada en un sitio, sino que va acompañando a los actores. No cambian los decorados, cambia la gente de lugar. Eso hace que la gente tenga una profunda experiencia inmersita y se meta en la historia, empatizando con los personajes.  Podemos decir que es una REPRESENTACION DE LA PASION INTERACTIVA, porque los propios espectadores pueden intervenir de actores y en algunas ocasiones viven y se sienten personajes de la representación.

5.Arraigo popular

Es cierto que solo llevamos haciendo esta representación 15 años, pero ya es algo que la gente tiene totalmente arraigado. Hasta tal punto que si algún personaje no puede hacer su papel, el mismo le cede el puesto a alguien de su familia. A veces esto sucede de padres a hijos.

Esta representación está también arraigada en la piedad popular de la gente. Los realeños entienden que es su manera de vivir la Semana Santa. La representación les ayuda a vivir La Pasión desde dentro.